Líbano

Limitado por un lado con el mar Mediterráneo y por el otro con dos cadenas montañosas, el Líbano es una tierra suspendida entre el cielo y el mar. A pesar de su pequeña superficie (10.452 m2), es un país resplandeciente por su diversidad. Zona geográfica, sus paisajes , su cultura y su historia.

Desde las montañas blancas hasta el mar azul a través del interior, desde colinas áridas hasta bosques frondosos, los visitantes descubren una serie de paisajes cambiantes. Las montañas rocosas vírgenes esconden frondosos valles regados por ríos y cascadas, los panoramas montañosos cubiertos de pinos se convierten en hostiles paisajes rocosos, antes de dar paso a tierras fértiles que acogen granjas y viñedos.

El Líbano es un país pequeño con un gran corazón, ubicado en la encrucijada de la cuenca mediterránea y tierras árabes, forjando su historia y cultura en la diversidad ética y religiosa.

Su capital, Beirut, recibió su nombre de la hija fenicia de Adonis y Afrodita, Beroe. Situada en una península a mitad de camino a lo largo de la costa mediterránea del Líbano, es una de las ciudades más antiguas del mundo, habitada desde hace más de 5.000 años. Una ciudad cargada de historia, también es una ciudad joven, fascinante e internacional.

Se pueden descubrir diferentes facetas de la historia, en el centro de la ciudad se han descubierto yacimientos arqueológicos que datan de la época prehistórica, así como vestigios de las civilizaciones fenicia, griega, romana, bizantina, árabe, cruzada y otomana. El Museo Nacional de Beirut ofrece una colección de más de 1.300 objetos que datan desde la prehistoria hasta el Mamlouk medieval, mientras que los Museos de la Universidad Americana de Beirut es el tercer museo más antiguo de Oriente Medio.

Lugares para Visitar

El Palacio del Emir alberga un museo y alberga el Festival anual de Beiteddine. El emir Bashir II de la dinastía Shihab, que más tarde se convirtió en el gobernante del Emirato del Monte Líbano, construyó este palacio entre 1788 y 1818 en un antiguo emplazamiento druso.

Construida por el dios Cronos como la primera ciudad de Fenicia, es una de las ciudades habitadas más antiguas del mundo, desde 5000 a. C. JC.

La Ciudad de los Dioses, o «Ciudad del Sol» en referencia al culto dedicado al Sol, contiene entre los restos romanos más bellos del Líbano, incluido uno de los templos más grandes del imperio. Los dioses que fueron adorados allí (Júpiter, Venus y Baco) son los equivalentes de los dioses Canaan Hadad y Atargatis. Aquí puedes ver marcas de la prehistoria, la antigüedad, la Edad Media y la época moderna.

“La Reina de los Mares”, donde se pueden descubrir historias desde la Edad del Bronce y del Hierro hasta la época otomana, con una rica herencia cultural y una gran espiritualidad.

Con una historia larga, profunda y gloriosa, el sitio arqueológico de Sidón II muestra un conjunto lítico que data de los achelenses, mientras que Sidón III revela un sitio neolítico construido justo antes de la invención de la cerámica. Fue una de las ciudades fenicias más importantes y posiblemente la más antigua.

Lugar de peregrinación de la “Nuestra Señora del Líbano”, madre de Jesús. Es una de las tumbas en honor a María más importantes del mundo, por lo que es un destino espiritual privilegiado para millones de personas en todo el mundo.

Ubicada en el corazón histórico del Monte Líbano, Chouf es una ciudad antigua típica de las medinas.

Ciudad entre la modernidad y la época medieval.

Ubicado a 945 metros sobre el nivel del mar en la parte oriental del monte Sannin, en el borde del valle de Beqaa.

Capital del Líbano y una de las ciudades más antiguas del mundo, habitada desde hace más de 5.000 años.

Las cuevas de Jeita son un complejo de dos cuevas de karts y piedra caliza interconectadas.

Pueblo en el distrito de Chouf en el Monte Líbano, conocido históricamente como la «Tierra del Bien».